Univision: Trump cancela acuerdo entre las Grandes Ligas y Cuba por considerarlo "tráfico humano"

El gobierno de Donald Trump canceló este lunes el pacto entre las Grandes Ligas y la Federación Cubana de Béisbol argumentando que viola las leyes del embargo ya que la federación de la isla caribeña es, en efecto, el gobierno cubano.

El pacto, que apenas duró cuatro meses vigente, se produce luego de que la Federación Cubana de Béisbol diera luz verde para que 34 peloteros de la isla firmaran contratos con equipos de las ligas mayores de EEUU, todos ellos en edades comprendidas entre los 17 y los 25 años.

Bajo el acuerdo anunciado en diciembre pasado, los jugadores iban a recibir el 100% de los bonos salariales, pero la Federación Cubana de Béisbol se quedaría con un 25% como pago único para declararlos agentes libres.

Los peloteros también se veían obligados a pagar 4% de impuestos en Cuba por concepto de ingresos en el extranjero.

Un alto funcionario del gobierno de Donald Trump indicó que los pagos equivalían a "tráfico de personas" por parte del gobierno cubano.

El acuerdo le permitía a los jugadores cubanos no tener que desertar de la isla para poder jugar en EEUU y con esta cancelación se regresa a esa situación.

Bajo las leyes del embargo, el gobierno de EEUU tiene la autoridad para decidir si una entidad como la Federación Cubana de Béisbol es parte del gobierno cubano y, por lo tanto, ser considerada independiente. Funcionarios del gobierno de Trump que hablaron con medios de comunicación este lunes indicaron que no entendían cómo la administración Obama consideró a la federación de béisbol de la isla independiente. En todo caso, cuando el gobierno demócrata diseñó el pacto, este tenía como objetivo evitar las deserciones de peloteros cubanos, en muchos casos peligrosas para la integridad de los peloteros.

Una de las piezas clave para la cancelación de este acuerdo fue el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, quien ha insistido que estos tipos de negociaciones fortalecen gobiernos que considera tiránicos, y puso como ejemplo la llamada troika formada por Venezuela, Nicaragua y Cuba.

La Federación Cubana de Béisbol lamentó vía Twitter la decisión del gobierno de Trump: "El Acuerdo con las Grandes Ligas busca frenar el tráfico de seres humanos, fomentar la cooperación y elevar el nivel del béisbol. Cualquier idea contraria es falsa noticia. Los ataques con motivación política contra el Acuerdo logrado perjudican a los atletas, sus familiares y a la afición".

Matthew Aho, quien asesora a empresas sobre asuntos cubanos dijo en un tuit que no entiende la decisión si es sabido que el 100% de los salarios van directamente a los jugadores y que se hace un solo pago a la federación cubana, tal como ocurre con otros países poniendo como ejemplo Japón, otra potencia del béisbol. "Ahora se ha vuelto al tráfico humano y los métodos ilegales".

Por su parte, James Williams, presidente de la organización Engage Cuba, que auspicia el acercamiento entre Cuba y EEUU, dijo que “el pacto de las Grandes Ligas con Cuba resolvió un problema horrible de trá´fico de personas. Al romper ese acuerdo, la Casa Blanca ahora es responsable de esto y expone a los jugadores cubanos a abusos contra los derechos humanos".

Williams agrega que "es un acto cínico, cruel y gratuito que apunta a apaciguar a una banda vocal de obstruccionistas empeñados en continuar una política fallida de aislamiento de 60 años. Los jugadores cubanos y sus familias tenían motivos de esperanza en este acuerdo; que ahora se ha extinguido. Se merecen algo mejor".

Con el acuerdo cancelado ahora cualquier pelotero cubano que quiera jugar en EEUU tendrá que desertar y si tiene éxito, pedir una licencia especial al Departamento del Tesoro.

Con la nueva política, se desconoce si el gobierno de Trump estará dispuesto a emitir este tipo de licencias especiales.

Haga clic aquí para leer el artículo original.