El Nuevo Día: Trump da paso a productos agrícolas hacia Cuba

En una movida que va en contra de su política de endurecimiento hacia Cuba, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó una ley agrícola que incluye una disposición para permitir el uso de recursos estadounidenses en el mercado cubano, una medida que es contraria al embargo implantado por el país desde principios de los años sesenta del pasado siglo.

Trump firmó el jueves la Ley de Perfeccionamiento Agrícola de 2018, una legislación bipartita que buscar transformar competitivamente dicho sector de la economía de Estados Unidos, pero que incluye un apartado que permitirá a los productores agrícolas estadounidenses utilizar los dólares provenientes del gobierno federal para hacer exportaciones a Cuba.

Esta es la primera ley en casi 20 años que revierte parte del embargo estadounidense a Cuba. Una ley del año 2000 permitió la venta de alimentos estadounidenses en la isla, pero sólo mediante de pago adelantado y por efectivo.

“Esta es una victoria importante para los agricultores estadounidenses, y les posibilitará competir en unas bases más justas a la hora de vender nuestros productos agrícolas a Cuba”, dijo James Williams, presidente de Engage Cuba, una coalición de compañías y organizaciones privadas que buscan poner fin al embargo.

“Esto es una lección para los cubano-americanos de línea dura que se han aferrado a una política fallida de aislamiento durante los últimos 56 años. Los agricultores estadounidenses son los mejores del mundo, y es una burla que nuestras leyes arcaicas les hayan impedido abrir nuevos mercados tan cerca de nuestras costas”, agregó Williams, cuya organización encabezó el cabildeo a favor de la medida.

La disposición fue colocada en el proyecto por la senadora demócrata Heidi Heitkamp, de Dakota del Norte, y fue aprobada por ambas cámaras la semana pasada con amplio apoyo bipartidista.

Según los datos de Engage Cuba, la isla hace importaciones anuales de productos agrícolas con valor de 1,800 millones de dólares, pero pocos de ellos van al mercado estadounidense, que requiere pago por adelantado y en efectivo.

Los agricultores estadounidenses podrían beneficiarse de la venta de aves de corral, soya, harina, productos lácteos, frutas, fertilizantes, entre otros. Mediante la nueva disposición, los agricultores podrán vender a Cuba y utilizar recursos de promoción agrícola como “moneda”, en lugar de préstamos u otro tipo de financiemiento.

La sección fue incluida en la ley luego de que un grupo de más de 60 asociaciones agrícolas, de negocios y funcionarios de 17 estados enviaron una carta a los líderes de los comités congresionales pidiendo su respaldo.

“Los agricultores dependen únicamente del comercio para vender sus productos, mantener a sus familias y desarrollar sus negocios. Y con la aprobación de nuestra enmienda en el Proyecto de Ley Agrícola de 2018, estamos a un paso más cerca de dar a los productores de cultivos y ganado una posición más sólida en el mercado cubano, así como mayores oportunidades para las exportaciones”, dijo la senadora senadora Heidi Heitkamp, autora de la iniciativa.

“Cuba es un comprador natural de muchos productos oriundos de Dakota del Norte, tales como guisantes, lentejas, y frijoles comestibles secos. Esta enmienda reconoce el potencial de Cuba como socio comercial confiable y brinda a los agricultores las herramientas necesarias para incrementar la demanda de sus productos en la isla”, agregó.

El senador John Boozman, republicano por Arizona, indicó que “el incremento de las oportunidades para el comercio agrícola entre Cuba y los Estados Unidos constituye una victoria para los agricultores estadounidenses. Fomentar su capacidad de promover sus productos y crear relaciones en un mercado que importa el 80 por ciento de sus alimentos es exactamente lo que hay que hacer”.

En el sector empresarial, la oportunidad ha sido recibida con los brazos abiertos, por el potencial que tiene.

Betsy Ward, director general de la organización “USA Rice”, indicó que “Cuba fue en un momento el principal mercado para el arroz cultivado en los Estados Unidos, importando más de 200,000 billones de toneladas al año. Con las actuales interferencias en el comercio, y la economía agrícola sufriendo de excesivos años de descenso en sus precios, permitir el uso de los dólares de promoción de exportaciones para construir relaciones en Cuba representa un significativo primer paso hacia reconquistar nuestra presencia en Cuba”.

Vince Peterson, presidente del “U.S. Wheat Associates”, aplaudió el logro y señaló que sus representados esperan que “el creciente apoyo público y del Congreso a un comercio más abierto con Cuba, incluyendo la oportunidad de usar el financiamiento para conducir actividades de desarrollo del mercado, conlleve al final del embargo de los Estados Unidos en algún momento. Cuba es una nación que hace relevantes importaciones de trigo y nuestros agricultores pueden suministrarle trigo de alta calidad a un precio inferior del que Cuba paga actualmente para importar este producto de Canadá y de Europa”.

Esta es la segunda medida avalada por Trump en lo que va de semana. Antes se anunció que el Departamento del Tesoro otorgó una licencia a “Major League Baseball” para firmar un acuerdo que permite el libre flujo de peloteros cubanos con la Federación Cubana de Béisbol.

Ambas medidas ocurren en un momento en que Trump había cambiado la política hacia la isla y recrudecido las medidas de control económico, sobre todo, en el turismo.

Haga clic aquí para leer el artículo original.