Telemundo/NBC: EEUU recurre a la investigación militar y médica para resolver los "ataques de salud" a diplomáticos

WASHINGTON - En los últimos días del verano, el subsecretario de Estado John Sullivan fue enviado sigilosamente a una clínica cerebral de Pennsylvania para investigar por sí mismo lo que los médicos del gobierno habían descrito: diplomáticos y espías estadounidenses padecen una misteriosa serie de dolencias.

Durante dos años, la comunidad de inteligencia de EEUU y los investigadores del FBI intentaron resolver un sorprendente misterio internacional sobre quién o qué está atacando a sus diplomáticos en el extranjero.

Lo que los investigadores presentaron a Sullivan a fines de agosto no respondió esa pregunta. Pero durante cuatro horas y un almuerzo de trabajo, los neurólogos e investigadores le mostraron cómo rastreaban las moléculas de agua que viajan a través del sistema nervioso central para crear mapas computarizados que confirman que el daño a los cerebros de empleados estadounidenses es real.

Expertos médicos en cuatro estados y funcionarios de al menos siete agencias federales de EEUU ahora están participando activamente en el caso, incluidos la Marina, los Institutos Nacionales de Salud y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Se unen a otros funcionarios de la CIA, el Departamento de Estado y gobiernos aliados que han estado buscando un culpable desde que los diplomáticos y espías de Estados Unidos que sirvieron en Cuba y luego en China comenzaron a escuchar sonidos extraños y enfermaron a fines de 2016.

Ahora que el gobierno está desplegando sus brazos de investigación militar y médica, los costos de investigación y tratamiento han ascendido a decenas de millones de dólares, según explican los funcionarios de Estados Unidos a NBC News.

El misterio ha pesado mucho en los pacientes, sin saber si se recuperarán completamente y cómo se verá afectada su salud a largo plazo. Algunos todavía pasan gran parte de su tiempo entre médicos y citas de rehabilitación mientras luchan con problemas visuales, auditivos y cognitivos. Otros han intentado seguir adelante con sus vidas o han comenzado nuevas publicaciones en el extranjero, incluso mientras exigen información y responsabilidad de EEUU.

La falta de respuestas también ha tenido un efecto profundo en los lazos de Estados Unidos con Cuba, que apenas comenzaban a repararse en 2016 después de medio siglo de distanciamiento, y ha puesto a los Estados Unidos en alerta máxima por la posibilidad de ataques similares en otros lugares.

La Embajada de los Estados Unidos en La Habana está operando solo a una capacidad parcial y la CIA ha tenido que cerrar su estación allí, dijeron los funcionarios, privando a Estados Unidos de una fuente de información clave, ya que la isla se encuentra en medio de un cambio histórico en el liderazgo.

A medio mundo de distancia, en China, cerca de 70 diplomáticos estadounidenses y sus familias que prestan servicios en el país han sido sometidos a pruebas en los últimos meses, en medio de preocupaciones de que también podrían haber sido afectados por ataques a la salud, dijeron funcionarios del Departamento de Estado.

Estos se suman a otros 300 que fueron sometidos a pruebas en China a principios de este año después de que Estados Unidos informara que estaba "confirmado médicamente" que una de sus empleadas en Guangzhou tenía los mismos síntomas que los casos de Cuba.

En otros países donde sirven los diplomáticos de Estados Unidos, también se han sometido a prueba algunas decenas más de empleados. Se les ha administrado la prueba de lesión cerebral adquirida, o ABIT, desarrollada por EEUU para detectar ataques de salud. Pero los funcionarios no identificaron a esos países ni dijeron qué motivó las preocupaciones.

"Hasta la fecha, cada informe ha sido cuidadosamente evaluado y no ha habido nuevos incidentes que sean motivo de preocupación", señaló el Departamento de Estado. "El examen médico está disponible en todo el mundo para el personal de la embajada que pueda plantear una preocupación".

Desde que comenzaron los incidentes en 2016 en Cuba, se ha confirmado que 26 trabajadores estadounidenses que prestaron servicios allí y una docena de canadienses se vieron afectados por lo que EEUU llama "ataques dirigidos contra la salud" de una fuente desconocida.

Cuba niega rotundamente cualquier conocimiento o participación en los ataques. Un diplomático estadounidense en China que reportó extraños sonidos y sensaciones se confirmó en 2018 que tenía los mismos síntomas. Los incidentes causaron cambios en la audición, el equilibrio y la cognición junto con una lesión cerebral traumática leve.

En medio de la lentitud de la investigación del FBI, la administración Trump recurrió al Departamento de Defensa para intentar recrear la tecnología que dañó a los estadounidenses. El Departamento de Desempeño de Combatientes de Guerra "Código 34" de la Oficina de Investigación Naval ha estado investigando cómo las diferentes fuentes de energía afectan al cuerpo humano y específicamente a la cabeza.

"Hay varios proyectos de investigación en curso en el ejército", dijo en una entrevista el Dr. Michael Hoffer, ex médico militar que primero evaluó a los pacientes de Cuba. "Esta investigación nos llevará a una solución, pero tenemos que apoyar esa investigación".

Hoffer y sus colegas, incluso en la Universidad de Pittsburgh, informaron a los funcionarios del Pentágono sobre sus hallazgos y respaldan la investigación de la Marina. En relación con esa investigación, los registros de gastos federales muestran que la Marina también otorgó $ 363,000 este año en subvenciones a la Universidad de Pittsburgh para estudiar cómo las ondas electromagnéticas o de sonido interactúan con el cráneo, incluida la forma en que los cambios de líquido en la cabeza pueden formar ondas de presión en forma de burbujas que podrían afectar varias partes del cerebro.

La Oficina de Investigación Naval declinó hacer comentarios.

Mientras tanto, en los Institutos Nacionales de la Salud en Bethesda, Maryland, los médicos y científicos del gobierno están desarrollando un estudio de investigación clínica a profundidad para tratar de comprender qué ha ocurrido con los cuerpos de los diplomáticos y cuánto durarán los síntomas.

Los pacientes se someten a cinco días completos de pruebas de varios sistemas corporales para aprender más sobre cómo interactúan con el cerebro. Se espera que el estudio incluya grupos de control y esté a la espera de la aprobación de la Junta de Revisión Institucional.

Un programa separado está en marcha en el CDC, que está estudiando los incidentes como un riesgo para la salud pública. La agencia está trabajando para crear una “definición de caso” formal para la enfermedad, incluidos los factores de riesgo y una lista completa de síntomas comunes, que se utilizará para realizar un mejor seguimiento de su propagación. Los epidemiólogos de los CDC viajaron a China este año para recopilar datos de los trabajadores y familiares en Estados Unidos que se quejaron de síntomas neurológicos, dijeron los funcionarios.

Y en la Universidad de Pennsylvania, donde EEUU está enviando a sus pacientes para recibir tratamiento, los médicos han propuesto al gobierno crear una clínica para lesiones cerebrales que les permita analizar rápidamente cualquier brote en algún lugar del mundo. En la actualidad, los médicos de solo tienen capacidad para realizar menos de ocho evaluaciones integrales a la semana cuando un diplomático es enviado desde el extranjero.

Sullivan viajó a Filadelfia el 28 de agosto para discutir personalmente los ataques de salud con los médicos y revisar sus últimos hallazgos médicos. Y en el Congreso, los legisladores han tomado un renovado interés en el caso, pues el personal demócrata y republicano del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes se reunió recientemente con los estadounidenses que viajaron desde China después de un informe de NBC News sobre su situación.

Mientras tanto, el deterioro de los vínculos de Estados Unidos con Cuba se ha visto agravado por las medidas del presidente Donald Trump para reforzar la aplicación de sanciones de larga data. Después de que se enfermó el primer grupo de diplomáticos en Cuba, Estados Unidos emitieron una advertencia de viaje a Cuba, retiraron a la mayoría de sus diplomáticos de La Habana y ordenaron que salieran todos los familiares de los diplomáticos.

Así que, durante más de un año, la embajada ha estado operando con un personal mínimo y ha dejado de prestar servicios esenciales, como la emisión de visas para los cubanos que desean visitar EE.UU. Los que desean obtener una visa deben viajar a la embajada estadounidense en otros países, aumentando significativamente el costo y el tiempo involucrado.

La Embajada de Cuba en Washington no respondió a las solicitudes de comentarios. Pero James Williams, presidente del grupo Engage Cuba, con sede en Estados Unidos, dijo que la situación estaba afectando a los cubanos y los cubanoamericanos.

"Estas familias que no se ven, empresas que no están creciendo como resultado y viven divididas sin una solución realmente buena y sin perspectivas en el horizonte para una solución", dijo Williams. "Es simplemente insostenible".

Haga clic aquí para leer el artículo original.