OnCuba: Trump aprueba ley que beneficia exportaciones agrícolas a Cuba

El presidente Donald Trump firmó hoy la Ley Agrícola de 2018 de Estados Unidos con una provisión especial que anula parte del bloqueo a Cuba por primera vez en casi 20 años.

La provisión permite a agricultores estadounidenses el acceso a subvenciones federales en dólares del Departamento de Agricultura para promocionar sus exportaciones a Cuba, aunque no toca otras áreas que impiden un libre comercio entre los dos países.

La falta de financiamiento de las exportaciones a Cuba debido a la ley de “efectivo por adelantado” todavía limita las compras de productos estadounidenses por parte de la isla.

Las nuevas subvenciones aprobadas, bajo el Programa de Acceso al Mercado (MAP, por sus siglas en inglés) y el programa de Desarrollo del Mercado Exterior (FMD), ambos del Departamento de Agricultura, ayudan a los agricultores estadounidenses a compensar los costos de la comercialización en el extranjero.

La disposición incluida, así como el aumento del comercio agrícola entre los Estados Unidos y Cuba en general, fue parte de las prioridades legislativas de la coalición bipartidista Engage Cuba para el 115º Congreso.

“Esta es una victoria importante para los agricultores de Estados Unidos, y les permitirá competir en igualdad de condiciones para vender nuestros productos agrícolas a Cuba”, dijo James Williams, presidente y fundador de Engage Cuba a través de un comunicado.

“Es una derrota para los partidarios cubano-estadounidenses que se han aferrado a una política de aislamiento fallida durante los últimos 56 años”, dijo Williams.

Desde la Florida, el senador republicano Marco Rubio había expresado su desacuerdo con la ley y su voto en contra.

Según explica el comunicado de Engage Cuba, la disposición, presentada por la senadora Heidi Heitkamp (D-ND), fue aprobada por ambas cámaras del Congreso la semana pasada con amplio apoyo bipartidista.

La enmienda MAP / FMD del Senador Heitkamp es parte de la Ley de Expansión de Exportaciones Agrícolas del Senado (S.275), que también eliminaría las restricciones a la financiación privada de las exportaciones agrícolas estadounidenses a Cuba si se aprobara.

Una ley de sanciones de 2000 exime a las ventas de alimentos del embargo estadounidense, pero impide que los vendedores estadounidenses ofrezcan términos de financiamiento o crédito a los compradores cubanos y prohíbe la asistencia a la exportación financiada por los contribuyentes para las ventas a Cuba.

El proyecto de ley agrícola de 2018 deroga la prohibición de asistencia a la exportación al permitir el uso de dólares MAP / FMD en Cuba.

También se consideró una disposición para eliminar completamente las restricciones de financiamiento agrícola en Cuba, pero finalmente no se incluyó, a pesar del apoyo de los miembros del Comité de Agricultura de la Cámara de Representantes y de los grupos nacionales de productos básicos, explica el comunicado de Engage Cuba.

La senadora demócrata Heidi Heitkamp de North Dakota comentó que los agricultores y ganaderos dependen del comercio para vender sus productos, apoyar a sus familias y hacer crecer sus negocios.

“Con la aprobación de nuestra enmienda bipartidista en la Ley Agrícola de 2018, estamos un paso más cerca de brindarles a los productores de cultivos y ganado una mayor presencia en el mercado cubano y mayores oportunidades de exportación”, dijo Heitkamp.

El congresista republicano Rick Crawford, de Arkansas dijo que aplaudía a sus colegas del Senado por incluir la disposición en el proyecto de ley que finalmente fue aprobado. “La enmienda Heitkamp es un primer paso importante hacia la exportación de productos agrícolas estadounidenses a Cuba. Esperamos poder aprovechar este impulso en el 116 ° Congreso“, dijo.

Crawford, en una visita reciente a Cuba, dijo que su prioridad con respecto al tema era “levantar las prohibiciones de crédito que existen para las empresas y entidades cubanas”. Para eso, dijo, insistirá en presentar una Ley de Exportaciones Agrícolas a Cuba el próximo año.

Por su parte, el senador republicano John Boozman, también de Arkansas, dijo que el aumento de oportunidades para el comercio agrícola entre Cuba y los Estados Unidos es una victoria para los agricultores estadounidenses.

“Mejorar su capacidad para promover sus productos y construir relaciones en un mercado que importa casi el 80 por ciento de sus alimentos es exactamente lo que hay que hacer, particularmente teniendo en cuenta los desafíos a los que se ha enfrentado la industria agrícola, y espero aprovechar este impulso para lograr oportunidades de comercio aún mayores que benefician a ambas naciones”, comentó Boozman.

Cuba importa 1.8 mil millones de dólares en productos agrícolas anualmente, de los cuales solo un pequeño por ciento proviene de los Estados Unidos debido al requisito de pagar con efectivo solamente.

La apertura de los mercados cubanos a productores de aves de corral, soja, trigo y lácteos podría proporcionar un impulso a la agroindustria estadounidense y a la vez suplir a Cuba con productos básicos y de primera necesidad que escasean en la isla.

En septiembre, un grupo bipartidista de más de 60 asociaciones agrícolas, empresas y funcionarios electos de 17 estados envió una carta a los líderes de los Comités de Agricultura de la Cámara de Representantes y el Senado para instar a la inclusión de ambas disposiciones comerciales de Cuba en el proyecto de ley agrícola final.

La Oficina de Presupuesto del Congreso determinó en julio que incluir el proyecto de ley de financiamiento agrícola completo habría ahorrado a los contribuyentes estadounidenses 690 millones de dólares en 10 años

“Una vez, Cuba fue el principal mercado para el arroz cultivado en los Estados Unidos, importando más de 200,000 toneladas métricas de arroz al año. Con las actuales interrupciones comerciales, y la economía agrícola de los EE. UU. sufriendo de años sucesivos de disminución de los precios, permitir el uso de dólares federales para la promoción de exportaciones para establecer relaciones en Cuba es un primer paso importante para recuperar nuestra presencia en Cuba”, dijo Betsy Ward, presidenta de la compañía USA Rice.

“Esperamos con interés trabajar con la Administración para implementar programas de promoción del mercado en Cuba y continuaremos presionando para que se adopten medidas que permitan a los cubanos comprar a crédito arroz cultivado en los Estados Unidos, un paso importante para normalizar las relaciones comerciales y recuperar el mercado cubano”, concluyó.

Haga clic aquí para leer el artículo original.