Lobby contra el embargo a Cuba redobla sus esfuerzos

El Nuevo Herald

Por: Nora Gámez Torres

La coalición de compañías Engage Cuba, que realiza labores de cabildeo para eliminar el embargo contra la isla ha mantenido una agenda apretada recientemente, que incluyó una reunión para empresarios en la Casa Blanca, una recepción en la embajada de Cuba en Washington y hasta una cena privada esta semana para Josefina Vidal, la principal negociadora cubana en las conversaciones con Estados Unidos.

Vidal viajó a Estados Unidos para participar en un congreso de la Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA), donde anunció la posible firma en los próximos meses de nuevos acuerdos de cooperación entre EEUU y Cuba en áreas como la salud y la lucha contra el narcotráfico, entre otras. Previamente este mismo mes, había calificado de “muy productiva” la tercera ronda de diálogos de la Comisión Bilateral Cuba-EEUU que presidió por la parte cubana.

Para este viernes, Engage Cuba anunció también la creación de un nuevo consejo estatal en Iowa, una iniciativa que ya han realizado en otros seis estados. La idea, explicó James Williams, presidente de esa organización, es demostrar que el tema cubano no es solo “un asunto nacional” al movilizar a los empresarios a nivel local, quienes luego pueden establecer “conversaciones” con sus congresistas sobre el tema.

La creación del consejo en Des Moines, Iowa, coincidirá además con la visita del Ministro de Agricultura cubano, Gustavo Rodríguez Rollero, quien realiza un viaje oficial.

Engage Cuba también anunció otro “hito” para la coalición: la semana pasada obtuvieron el apoyo de la mayoría del Senado para el proyecto de ley Freedom to Travel to Cuba Act of 2015 (Ley de Libertad de Viajar a Cuba del 2015), que cuenta ahora con 51 patrocinadores. Como su nombre lo indica, la propuesta intenta eliminar el sistema de licencias para viajar a Cuba.

Originalmente, fue presentado por el senador republicano Jeff Flake y el demócrata Paul Leahy en enero del 2015 con seis copatrocinadores. Un proyecto similar se presentó en febrero de ese año en la Cámara de Representantes por el congresista republicano Marshall Sanford. Este último tiene actualmente 126 copatrocinadores.

El más reciente republicano en unirse a la lista de patrocinadores en el Senado es Steve Daines, de Montana, quien ha hecho público su miedo de que el presidente Barack Obama devuelva la base de Guantánamo a Cuba.

El reclutamiento de republicanos que han sido críticos con el deshielo tiene que ver, según Williams, con el hecho de que para muchos de ellos, “la oposición hacia el cambio de política tenía que ver más con su oposición a Obama y ya ha pasado un año para calmar las pasiones y darle una oportunidad a la política”.

La oficina del senador no contestó la petición de comentario para esta historia.

Ninguno de los proyectos ha pasado a votación en las cámaras y aunque Williams cree que cuenta también con un respaldo mayoritario (aunque no sea público) en la Cámara baja, “no debemos dar nada por sentado y no debemos forzar una votación si no estamos seguros de cada voto”, comentó. La estrategia que prefieren, añadió, es intentar incluir en las próximas semanas una enmienda que recoja el contenido del proyecto de ley durante el proceso de aprobación de los presupuestos para las distintas instancias del gobierno.

El miércoles de la semana pasada, una amplia representación de las compañías que forman parte de la coalición, particularmente en el sector de viajes y agricultura, participaron en un evento en la Casa Blanca con alrededor de 280 empresarios de todo el país, coauspiciado por Engage Cuba y la organización sin fines de lucro Business Forward.

Según una funcionaria de la Casa Blanca, en el encuentro se resumieron “las políticas y las prioridades de la Administración con respecto a Cuba”, así como los recientes cambios regulatorios llevados a cabo por el Departamento del Tesoro y de Comercio. “Los intercambios con la comunidad empresarial...seguirán siendo una parte importante de la comunicación regular de la Administración sobre nuestra política hacia Cuba”, agregó la funcionaria.

Muchos de los invitados asistieron también esa misma noche a la recepción que Engage Cuba organizó en la embajada de Cuba en Washington y al día siguiente sostuvieron alrededor de 50 reuniones con miembros del Congreso.

Aunque el evento en la Casa Blanca fue principalmente informativo, asegura Williams, este no descarta que la administración pudiera anunciar nuevas regulaciones en el futuro pues pese al clima electoral, “Cuba sigue siendo una prioridad y es una de las cosas más populares que han hecho. Obtiene resultados muy favorables en las encuestas”.